Estrés laboral

El estrés laboral forma parte de las enfermedades asociadas al trabajo. A lo largo de los años se ha definido al estrés extensamente, con el objetivo de aportar luz sobre este estado, que interfiere negativamente en la calidad de vida de quienes lo sufren. Podemos definir el estrés como un estado propiciado a consecuencia de algún tipo de amenaza. Esta situación provoca una clara respuesta a nivel conductual y fisiológico. Por ello, controlar la ansiedad es fundamental.

Teniendo en cuenta que el estrés forma parte de los factores de riesgo asociados a múltiples patologías, evitarlo es algo esencial. Desde Melt Group te vamos a hablar hoy sobre el estrés laboral, que es uno de los tipos de estrés más frecuentes en la actualidad. Aprenderás a identificarlo a partir de sus síntomas, pero también te daremos claves sobre sus causas y consecuencias.

¿Qué es el estrés laboral?

Básicamente se trata de un tipo de estrés que se desarrolla a consecuencia del trabajo, ya sea por el desarrollo de las habilidades profesionales o por el desempeño de las funciones laborales dentro de la propia empresa. Este tipo de ansiedad laboral puede suceder ante una situación puntual o puede ser crónica. En cualquier caso, es importante identificar el estrés laboral y ponerle remedio cuanto antes.

Tipos de estrés laboral

  • Negativo: el estrés laboral negativo suele tener ciertos componentes claros que lo hacen fácilmente identificable. La ansiedad asociada al trabajo puede durar meses y la salud del empleado comienza a verse afectada en consecuencia de esta situación. En este caso es muy importante tomar medidas que impidan que el problema vaya a más.
  • Positivo: es un tipo de estrés laboral bastante frecuente, generalmente surge a consecuencia de proyectos laborales concretos y suele dilatarse en el tiempo. Además, este tipo de ansiedad no suele interferir en la salud personal por un periodo largo de tiempo. Normalmente en el momento en el que desaparece el estímulo encargado de generar la situación de estrés, este problema desaparece.

Factores de riesgo para padecer estrés laboral

Expertos han identificado algunos factores de riesgo asociados a cuadros de estrés laboral. Se trata de cuestiones que podrían condicionar y favorecer este tipo de situaciones en el trabajo. Algunos de estos factores condicionantes serían:

  • Tipo de trabajo.
  • Tiempo previo en situación de búsqueda de empleo.
  • Edad del trabajador.
  • Trastornos psicológicos previos.
  • Diferentes responsabilidades personales.
  • Personalidad del empleado.

Causas del estrés laboral

Son muchas las causas que pueden condicionar situaciones de estrés laboral, tanto del tipo positivo como negativo. Aprender a identificarlas es muy importante para prevenir esta enfermedad laboral:

  • Acoso laboral: las víctimas del acoso en el trabajo o mobbing tienen una prevalencia superior de estrés. Además, este problema surge de manera casi inmediata y se desarrolla de manera muy negativa, afectando seriamente a la salud del trabajador.
  • Satisfacción: estar insatisfecho en el trabajo también genera una respuesta estresante ante la situación. Numerosas encuestas advierten de que gran parte de la población no encuentra satisfacción en su desempeño laboral.
  • Exceso de trabajo: el exceso de objetivos a cumplir en el trabajo también genera situaciones de estrés laboral. No obstante, en estos casos es posible que nos encontremos ante un estrés positivo, que tenderá a desaparecer con la descarga de trabajo.
  • Sueldos y salarios: un salario por debajo de lo que entendemos como óptimo también es causante de estrés laboral.
  • Motivación: si existe una clara falta de motivación a la hora de desarrollar una carrera profesional es normal que aparezca estrés en el trabajo.
  • Incentivos: no contar con incentivos claros en un puesto de trabajo también será un condicionante claro para padecer ansiedad relacionada con la situación laboral.

Consecuencias del estrés laboral

Está claro que padecer estrés laboral no es algo que deba de entenderse como un problema serio en todos los casos. De hecho, a veces nos encontramos con situaciones de ansiedad positiva, que se resuelven por sí solas y optimizan la productividad del empleado ante un proyecto concreto. Sin embargo, es importante que el trabajador sea capaz física y mentalmente de lidiar activamente con esa cualidad.

Ante una situación de estrés laboral negativo, que comience a interferir en la calidad de vida y la salud de la persona, es importante actuar con rapidez. Identificar los síntomas, diagnosticar el problema y poner remedio es una prioridad para minimizar los daños.

Las principales consecuencias del estrés en el trabajo se producen a nivel emocional, cognitivo y físico:

  • Pérdida de memoria selectiva en el trabajo.
  • Problemas serios de atención.
  • Falta de concentración en el desarrollo de las funciones laborales.
  • Problemas de insomnio.
  • Interferencia en la salud: hipertensión, problemas de la piel, etc.
  • Dolor de cabeza constante.
  • Dolores musculares.
  • Ansiedad asociada al estrés laboral.
  • Miedo constante y ataques de pánico puntuales.
  • Síntomas claros de depresión.

Una de las enfermedades del siglo XXI es el estrés laboral. Trabajar en un puesto de trabajo que te haga crecer personal y laboralmente es fundamental para minimizar riesgos. En Melt Group puedes acceder a ofertas de trabajo de calidad y podrás encontrar el trabajo de tus sueños, en una empresa puntera en la que desarrollar una carrera profesional a tu medida.

Fuentes consultadas: