mobbing laboral

Saber identificar posibles casos de mobbing laboral es extremadamente importante para acabar con el acoso en el trabajo. Los expertos en Recursos Humanos deben estar sumamente concienciados con estos temas y poner todos los recursos necesarios para erradicar situaciones negativas en la empresa. El objetivo es que los trabajadores desarrollen sus funciones en las mejores condiciones posibles.

Por lo tanto, es fundamental apostar por la prevención del acoso en el ámbito laboral. Para ello, la mejor estrategia es diseñar planes de prevención específicos, desarrollados a medida en cada compañía. De este modo, es mucho más fácil evitar e identificar el mobbing laboral.

El acoso en el trabajo suele estar fomentado por cuestiones diversas, como el sexo, la orientación sexual, la raza o cuestiones similares. Si se detectan casos de mobbing es importante que el empleado se sienta protegido por la empresa. Por lo tanto, hay que prestarle atención y transmitirle empatía en todo momento. Para ello, es fundamental establecer un entorno laboral saludable y libre de acoso.

Corregir cualquier situación conductual que pueda llevar a los trabajadores a desarrollar mobbing laboral es prioritario. Sin duda, este será el primer paso para evitar casos de acoso en el trabajo, que podrían llegar a afectar muy negativamente la calidad de vida de los empleados.

¿Qué es el mobbing laboral?

Antes de diseñar estrategias de prevención del acoso en el trabajo se debe definir bien el mobbing laboral. Se trata de situaciones en las que, a partir de conductas agresivas a nivel psicológico, se menosprecia o minusvalora a una persona en su entorno de trabajo. Por norma general, este tipo de situaciones suelen extenderse en el tiempo, llegando a afectar seriamente a quien sufre el acoso.

El mobbing es, por lo tanto, un acoso psicológico continuado que se lleva a cabo por parte de un empleado que, en condiciones de superioridad, ataca a otro trabajador de una misma empresa.

Las conductas propias del acoso laboral se llevan a cabo de manera consciente y con premeditación. El objeto del acosador es el de dañar el clima laboral, haciendo que su víctima se sienta menospreciada y sienta cierta fobia hacia su lugar de trabajo. En muchos casos, las víctimas de mobbing llegan a dejar su puesto de trabajo en consecuencia.

Así afecta el acoso laboral al trabajador

  • Psicológicamente: poco a poco, el mobbing laboral va dañando a la víctima, que empieza a perder fuerzas, llegando incluso a sufrir estrés postraumático. Además, se daña directamente la autoestima del acosado, quien tiende a desarrollar sentimientos de culpabilidad. En los casos más graves, la depresión es una de las consecuencias. La víctima se aísla del resto de sus compañeros y desarrolla una fobia notable a acudir al trabajo.
  • Daños en la salud: la víctima también sufre daños en su salud, como problemas de estómago o complicaciones a la hora de dormir. El sistema inmunitario se ve debilitado a consecuencia del acoso en el trabajo.
  • Vida familiar: normalmente quien sufre acoso evita constarlo en su entorno familiar, provocándole síntomas y consecuencias negativas en su salud. Es muy frecuente que la víctima se retraiga, mostrando comportamientos alejados de lo habitual.
  • Vida social: igual que en la vida familiar, la vida social del afecto por mobbing laboral se ve dañada notablemente. Cambian su forma de ser y tienden al aislamiento social. Esto impide que su entorno cercano pueda ofrecer ayuda y el apoyo que necesitan.
  • Vida profesional: obviamente un gran impacto del acoso en el trabajo se desarrolla en el ámbito profesional. Es frecuente el abandono del puesto de trabajo, que tiene serias implicaciones a la hora de acceder a un nuevo empleo. El mobbing afecta muy seriamente a quien lo sufre.

Identificar el mobbing laboral

Algo muy importante es identificar lo que es mobbing y lo que no lo es. La realidad es que la línea que marca los casos de mobbing es realmente fina y se pueden confundir conflictos normales entre empleados con casos de acoso.

Esto no es acoso psicológico en el trabajo:

  • Conflictos laborales que se producen entre dos empleados. Este tipo de problemas requieren de soluciones consensuadas, a las que se debe de llegar por parte de los afectados. En ningún caso se tarta de situaciones de acoso laboral.
  • Discusiones originadas en el entorno de trabajo, que son puntuales y no se desarrollan de manera continuada.
  • Una crítica por parte de un trabajador hacia otro no debe de entenderse como mobbing laboral, sobre todo, cuando se trata de algo constructivo, que tiene por objetivo mejorar la productividad en la empresa.
  • Cuando un puesto de mando aporta información a los trabajadores y les pide que desarrollen diferentes funciones jamás debe de entenderse como acoso. Si detectamos problemas de comunicación tendremos que analizar la situación para optimizar nuestra estrategia comunicativa.

Casos de mobbing laboral

Una de las características del mobbing laboral es que debe de suceder en plazos largos, es decir, con reiteración. En caso contrario no podríamos asegurar que nos enfrentamos a casos de acoso psicológico. La clave de la prevención radica en la comunicación. Estos son algunos casos claros de acoso laboral:

  • Amenazas claras por parte de un empleado hacia un compañero.
  • Trabajadores en situación de superioridad que aíslan socialmente a otro empleado.
  • Vulneraciones del derecho al honor y la propia imagen de un compañero.
  • Difamaciones serias sobre un empleado.
  • Utilizar aspectos de la vida laboral, social y personal de un empleado para verter críticas en el entorno laboral.
  • Situaciones de malas palabras e insultos hacia el empleado.
  • Discriminación por cuestiones raciales, sexo o religión, entre otras.
  • Mermar la información ofrecida al compañero, con el claro objetivo de que no desarrolle correctamente sus funciones dentro de la empresa.
  • Situaciones de intimidación, tanto física como psicológica.
  • Humillar a la víctima, sobre todo, delante de otros empleados.

La prevención del mobbing o acoso laboral

  1. Comunicación en el ámbito laboral

El empleado que se está viendo sometido a mobbing laboral debe de contar con canales de comunicación de calidad. El objetivo es que pueda pedir ayuda y notificar lo que está ocurriendo con éxito y seguridad.

El departamento de Recursos Humanos debe de ofrecer amparo psicológico a las víctimas de acoso psicológico en el trabajo. Para ello, hay que implementar técnicas y estrategias debidamente diseñadas.

  1. Optimizar el ambiente laboral

Es muy importante que el ambiente en el trabajo sea limpio y saludable. El objetivo de toda empresa es lograrlo, de manera que la productividad aumente y los trabajadores se sientan felices de desarrollar sus carreras en nuestra compañía.

Mejorar el clima laboral debe de ser una prioridad en la empresa. Para ello, se pueden establecer diferentes estrategias, como la del desarrollo de charlas y cursos que fomenten el compañerismo. También podemos planificar estrategias de Team Building, encaminadas a fomentar el compañerismo y mejorar el clima de trabajo.

  1. Mejorar las conductas de los empleados

El positivismo es muy importante para evitar el mobbing laboral y cualquier situación de acoso. La idea es lanzar mensajes en positivo, evitando la negatividad en la medida de lo posible. Por ejemplo, ante un trabajo mal realizado se puede reconducir al trabajador hacia lo que se pretende lograr, pero siempre valorando la parte positiva, como el tiempo empleado o la dedicación.

Identificar el mobbing laboral y ponerle remedio cuanto antes es fundamental para mejorar el clima laboral y la productividad en el trabajo. La prevención juega un papel esencial en este sentido.