3 tipos de candidatos

El lenguaje no verbal puede ayudarte a descubrir qué candidatos no debes contratar

Como ya hemos hablado en alguna ocasión, hay señales durante el proceso de selección o en las entrevistas que nos pueden ayudar en la elección o descarte de un determinado candidato. El psicólogo Neil Lavender, co-autor del libro «Toxic Coworkers», destaca 3 personalidades que a su manera de ver generan más problemas en entornos de trabajo, para poder identificarlas durante el proceso de selección y evitar contratarlas. Influye mucho en la productividad de los trabajadores y el rendimiento de la empresa que haya un buen clima de trabajo, y en ocasiones algunos empleados alteran este ambiente, por lo que es mejor no contratar a estos candidatos.

¿Cómo distinguir los candidatos que no debes contratar? Aquí algunas claves de cómo detectarlos.

1. El «desanimado»

Entre los candidatos que no debes contratar se encuentra el candidato de tipo «desanimado». Destaca por su poca proactividad y una actitud algo perezosa ante el trabajo. A nivel curricular, este candidato hace énfasis en sus estudios, más que en sus proyectos de vida y sus logros, precisamente porque trata de ocultar malas experiencias (o la ausencia de positivas) en su vida profesional. Una manera de descubrir al «desanimado» es preguntándole sobre la jornada de trabajo, y ver su manera de relacionar los conceptos de ‘tiempo’, ‘trabajo’ y ‘productividad’. En caso de duda, podemos pedirle al candidato que nos acompañe a tomar un café, para observar cómo son sus movimientos: la manera en la que la gente se mueve y camina, enérgicamente o con flojera, dice mucho de su proactividad o falta de ella.

2. El «presuntuoso»

Tener confianza en uno mismo y en sus fortalezas es algo positivo en una entrevista, pero entre los candidatos que no debes contratar se encuentra el «presuntuoso», que sólo piensa en él y busca su mejora personal, sin pensar en el bien global de la empresa. No hay que olvidar que independientemente del trabajo que se desempeñe, siempre es necesario que las personas tengan cierta facilidad para trabajar en equipo. Pero para el «presuntuoso» esto es algo totalmente anecdótico, ya que considera que él es capaz de hacerlo todo solo, y mejor que quienes le rodean, a los que suele mirar por encima del hombre. ¿Te imaginas el clima laboral que puede generar una persona así en tu empresa? Desde luego que el «presuntuoso» es uno de los candidatos que no debes contratar. Identificar a este tipo de personas suele ser bastante fácil, ya que presenta sus logros de manera magnificada, abusa del «yo» en sus frases y no suele hablar de proyectos realizados en equipo. ¡»Nosotros» no será una palabra que repita mucho!

3. El «controlador»

Es un poco más complicado distinguir al «controlador» entre los candidatos que no debes contratar. Es un tipo de persona que quiere controlar todo lo que ocurre a su alrededor, tanto que a veces no es capaz de trabajar bajo presión. Una de sus características es que habla pausadamente y modula perfectamente las palabras, casi pensando cada frase antes de pronunciarla. Normalmente el candidato «controlador» tiene menos aptitudes creativas y se colapsa cuando está fuera de su zona de confort.  Sus currículums por el contrario suelen ser brillantes, con una buena carrera académica, lo que a veces hace más difícil distinguirlos. Incorporar a un candidato con este perfil a la empresa no es lo ideal porque pueden quebrarse ante situaciones límite y no ser capaces de mantener la calma en momento de estrés. Durante la entrevista se le puede hacer alguna pregunta comprometida para ver cómo reacciona y si es capaz de salir airoso.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com