Organigrama

Las empresas necesitan contar con un buen organigrama para poder tener una visualización rápida de su propia estructura. De este modo, es mucho más sencillo analizar la situación propia de la entidad, así como los distintos departamentos y equipos que la conforman. Esto es clave para optimizar la comunicación interna de la organización, pero también para que clientes y proveedores sepan a quién deben dirigirse en cada caso. Optimizar estos organigramas empresariales es cosa del departamento de Recursos Humanos. Desde Melt Group te vamos a dar las claves sobre todo esto.

Lo ideal es diseñar un organigrama a priori, es decir, en el momento de creación de la propia empresa. No obstante, este documento podrá ser sometido a modificaciones, por parte de los expertos en RR.HH., en función de diferentes parámetros. Tener la empresa bien organizada nos va a ayudar a cumplir con éxito los objetivos pautados. De ahí la importancia del organigrama empresarial.

¿Qué es el organigrama empresarial?

Podemos definirlo como un esquema sencillo, conciso y fácil de interpretar en el que se muestra cuál es la estructura de una organización empresarial. Su utilidad es muy variada, ya que es ideal para que el departamento de Recursos Humanos cuente con información real y de calidad sobre la estructura del negocio; pero también aporta mejoras internas, a nivel de comunicación entre departamentos y trabajadores. Además, el organigrama es clave para mostrar transparencia de cara a clientes y proveedores.

En función del tipo de empresa el organigrama puede variar. Lo más importante es diseñar un esquema que represente de forma particular a cada organización, teniendo en cuenta sus propias necesidades.

¿Qué debe incluir el esquema?

  • Líderes: obvio, en el organigrama debe de mostrarse claramente quiénes ejercen el liderazgo de la empresa. Ellos son los que llevan a cabo la toma de decisiones y deben de aprobar las propuestas de otros departamentos del negocio. Para ser un buen líder de empresa hay que conocer el sector y ofrecer soluciones de calidad, tanto internas como externas.
  • Mandos intermedios: los definiríamos como los directivos de la organización. Ellos funcionan como enlace entre los líderes empresariales y los empleados propiamente dichos.
  • Operadores: son los trabajadores que llevan a cabo las funciones de la empresa. tienen contacto con los mandos intermedios.
  • Apoyo: en algunas empresas es frecuente realizar contrataciones de manera temporal, con el fin de cubrir necesidades propias de una campaña concreta, por ejemplo. Estos empleados temporales tienen la misión de apoyar a los trabajadores de base en sus funciones.

Ventajas del organigrama de empresa

Contar con un organigrama empresarial nos permite contar con una plantilla bien organizada y ordenada dentro de la organización. Su utilidad y ventajas son múltiples:

  • Permite definir bien los objetivos de la compañía.
  • Aporta transparencia de cara a promociones internas dentro de la empresa.
  • Muestra con claridad cuál es la jerarquía del negocio, es decir, la cadena de mando.
  • Define las relaciones personales en los distintos departamentos de la compañía.
  • Optimiza el reparto de tareas y recursos entre los equipos organizados.
  • Aporta facilidad a la hora de detectar errores estructurales o déficits en la cadena de mando empresarial.
  • Aporta mejoras en la comunicación interna de la empresa.
  • Muestra claramente quiénes son los líderes de cada equipo, aportando información de calidad sobre quiénes son la autoridad dentro del negocio.

Tipos de organigramas en la empresa

El organigrama de empresa puede variar dependiendo de las necesidades de cada compañía. Lo cierto es que actualmente existen diferentes opciones para jerarquizar los puestos de trabajo de una entidad.

Organigrama en función de la información que aportan

  • Informativo: muestran un esquema completo y a grandes rasgos de la empresa, pero solo indicando información de peso.
  • Analítico: aporta datos en detalle. Por lo tanto, es más concreto que el anterior. Su función es mejorar las relaciones interdepartamentales y favorecer las posibles investigaciones internas.
  • Formal: su objetivo es informar claramente sobre la organización de la entidad y requiere aprobación por parte de la dirección.
  • Informal: no hace falta que sea aprobado por el equipo directivo de la empresa.

Organigrama en función del tipo de organización

  • Jerárquico: suele ser el más habitual en las entidades actuales. Se estructura de modo piramidal, con el fin de optimizar los recursos y la comunicación empresarial.
  • Matricial: cuando la empresa alberga a más de un director, este es el organigrama que mejor puede representar la estructura del negocio.
  • Plano: es una opción algo distinta, ya que no refleja los cargos intermedios. Solo tenemos acceso a los mandos directivos y a los empleados en general.

Organigrama en función de las necesidades empresariales

  • General: los puestos y cargos están perfectamente especificados.
  • Integral: es más completo y refleja bien los distintos departamentos.
  • Funcional: es el más complejo y completo, ya que alberga todos y cada unos de los puestos que hay en la empresa.

Organigrama en función de su diseño

  • Vertical: es el más común, ya que muestra la información a través de una pirámide de datos.
  • Horizontal: el orden se establece de izquierda a derecha, estando en la parte izquierda reflejados los cargos directivos más importantes.
  • Circular: en el centro del círculo vemos a los líderes y en el resto de los anillos se van mostrando el resto de los departamentos.
  • Mixto: es una combinación del organigrama vertical y el horizontal.

El organigrama empresarial cumple una función clara dentro de cualquier entidad. Si tienes dudas sobre el diseño de este tipo de documentos ponte en contacto con Melt Group. Nuestro equipo especializado en Recursos Humanos te ayudará a encontrar la mejor solución organizativa para tu negocio.

Deja un comentario