Metodología SCRUM

Hace algunas semanas estuvimos hablando por aquí de la Metodología Agile aplicada a los Recursos Humanos. En aquel momento nuestro objetivo fue dejar bien claro que, del mismo modo que ocurre en el Design Thinking, nos enfrentamos a una forma de trabajar en la que el empleado ocupa el centro de todo. Esto, sin lugar a dudas, fomentaría la productividad laboral. La metodología SCRUM es una forma de trabajar que estaría dentro de Agile.

En Melt Group te vamos a explicar todo lo que debes saber sobre la metodología SCRUM como la técnica definitiva para aumentar la productividad en el trabajo. Aquí descubrirás qué es todo esto, cómo se pone en marcha, sus principales claves y las ventajas de su aplicación en las empresas.

Obviamente, son los departamentos de Recursos Humanos los que deben de estar al día en estas técnicas laborales. Esta metodología de trabajo no sería aplicable en cualquier empresa, pero en muchas podría convertirse en la forma más socorrida de mejorar el trabajo diario.

¿Qué es la metodología SCRUM?

El primer paso para entender estos nuevos métodos de trabajo es comprender la definición. La metodología SCRUM se asocia directamente con el trabajo en equipo. La formación de equipos de trabajo podría optimizar la productividad, a través de la colaboración a la hora de cumplir con los objetivos de la compañía.

Este método nace a partir de proyectos difíciles, que se van entregando de manera parcial a través de plazos cortos. Gracias a esta metodología laboral, el cliente puede ir implementando el producto en el mercado con celeridad, obteniendo ventas desde el principio. La necesidad de obtener resultados con rapidez es la clave principal de SCRUM.

Características de SCRUM

La metodología SCRUM se engloba dentro del método Agile, que entiende el trabajo colaborativo y el capital humano como algo fundamental para desarrollar cada proyecto. En el caso de SCRUM, hay tres pilares fundamentales, sobre los que se sustenta todo:

  • La transparencia: el grupo de trabajo que se ha formado está al corriente de todo lo relativo al proyecto que se debe de entregar. Gracias a esto, se obtiene una visión mucho más amplia de todo el trabajo.
  • La inspección previa: tanto antes de comenzar con el proyecto como a lo largo del proceso, la inspección es clave en esta metodología. El equipo inspecciona constantemente, con el fin de autorregularse. Esto es una garantía de fluidez.
  • Facilidad de adaptación: por último, la facilidad para adaptarse a cualquier circunstancia es clave en la metodología SCRUM. Teniendo en cuenta que este método suele utilizarse para resolver complejos proyectos, la capacidad para adaptarse al medio y a situaciones difíciles es fundamental.

El equipo en la metodología SCRUM

Lo que busca el equipo dentro de la metodología SCRUM es sencillo, cumplir objetivos y hacerlo con calidad. El cliente debe de ver la excelencia en todo momento. Por ello, el rol de cada persona que forma el grupo de trabajo es algo muy importante. Para el desarrollo de cada proyecto hay tres figuras esenciales:

1. Product Owner

La agilidad es la clave de estos métodos de trabajo en equipo. En este sentido, tener un solo interlocutor, que se encargue de establecer conexiones con el cliente es la clave. El Product Owner es el responsable de mantener una relación constante y directa con el cliente. Por lo tanto, ha de contar con amplia experiencia en el sector en el que se mueve y con un conocimiento exhaustivo del negocio.

2. SCRUM Manager

También conocido como SCRUM Master, es el encargado de que se apliquen todas las técnicas que van a agilizar el proyecto. Podemos verlo como a un líder de equipo, que evitará que existan inconvenientes que ralenticen la ejecución del proyecto.

3. Equipo de desarrollo

Básicamente se trata del grupo de trabajo seleccionado para llevar a cabo un proyecto concreto y hacerlo con excelencia y celeridad. El Product Owner planifica las tareas y el equipo se pone manos a la obra para diseñar entregas rápidas. Este grupo está formado por personal ampliamente especializado en el sector en el que desarrollan su actividad.

Ventajas de aplicar el método SCRUM

  • Se trata de una metodología de trabajo muy sencilla de implementar.
  • Favorece el trabajo en equipo, siempre que esté bien estructurado.
  • El proyecto se desarrolla con rapidez y por partes.
  • El producto puede salir a la venta en plazos rápidos.
  • Las entregas se efectúan constantemente, aportando valor en todo momento.
  • El cliente no se debe de enfrentar a muchos imprevistos, porque está al corriente de todo constantemente.

Proceso clave para implementar la metodología SCRUM

Lo más importante es diseñar ciclos de entrega muy cortos que, normalmente, son de duración fija. En cada entrega es fundamental que se resuelva al completo uno de los objetivos iniciales que se han diseñado con el cliente. Además, es importante haber establecido prioridades inicialmente.

El proyecto se puede desarrollar en tres fases:

  • Planificación: es importante tanto la selección de los requisitos necesarios para desarrollar el proyecto como la planificación de todo el itinerario que seguirá el equipo de desarrollo para resolver el trabajo en el tiempo indicado.
  • Ejecución: el equipo se reúne a diario para resolver las tareas diarias que se han propuesto en la planificación previa. El SCRUM Manager es el responsable de que se cumplan los objetivos diarios. Para ello, tendrá que resolver posibles incidencias.
  • Revisión: cuando el objetivo se ha cumplido, el equipo al completo revisa que todo cumple con los requisitos marcados por el Product Owner y, en consecuencia, el cliente. Si todo está correcto se entregará es parte del proyecto para su puesta en marcha cuanto antes.

Como ves, la metodología SCRUM se centra en el empleado y el trabajo en equipo por encima de todo. Implementar este método de trabajo en proyectos complejos es una manera de lograr resultados en plazos rápidos.

FUENTES CONSULTADAS:

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com