Metodología Agile

De nuevo son los trabajadores los que ocupan el centro de todo en la metodología Agile. Del mismo modo que ocurre con el Design Thinking es el empleado el que está en un lugar prioritario, tomando decisiones y mejorando la productividad laboral notablemente. En este caso nos olvidamos de las jerarquías para mejorar el compromiso del trabajador con la empresa.

Reducir costes es clave en este método de trabajo. La metodología Agile surgió para desarrollar proyectos concretos que debían de finiquitarse con celeridad. Con el paso del tiempo se han ido sentando las bases de un método que ya forma parte del ADN de muchas empresas. Los departamentos de Recursos Humanos conocen este método y suelen aplicarlo en diferentes contextos.

Desde Melt Group te vamos a contar qué opciones existen para implementar la metodología Agile en la empresa y cómo sacarle partido a esta forma de trabajar.

¿Qué es la metodología Agile?

La metodología Agile tiene su origen en el universo digital. Su misión es la de optimizar y mejorar los procesos constantemente. Suelen implementarse plazos de entrega bastante cortos, que hacen que el empleado se centre en lo importante y no tenga opción a distraerse demasiado. Programar las entregas rápidas forma parte de este método que está probado que mejora la productividad en el trabajo.

El año 2001 fue el inicio de este método. Su origen se centra en la necesidad de crear equipos de trabajo implicados y motivados, que pudieran entregar los proyectos en plazos muy cortos de tiempo. Por lo tanto, surge de la necesidad de acortar los tiempos de las entregas en algunos casos.

Desde principios del siglo XXI, cuando nace esta metodología, se han dado diferentes tipos:

  • Agile Unified Process.
  • Crystal Clear.
  • Agile Modeling.
  • Agile Kanban.
  • Metodología Agile Lean.
  • Agile Scrum.

Las compañías más vanguardistas del mundo utilizan este tipo de recursos para fomentar la productividad y mejorar el clima laboral, entre otras cuestiones. Google o Netflix son empresas que abogan por la metodología Agile y, desde luego, no les va nada mal.

Una de las características más importantes de este método de trabajo radica en dar mucha más importancia a los resultados que a la burocracia en sí. Un gran ejemplo de esto lo tenemos en el desarrollo de las nuevas vacunas contra el coronavirus actual. Las empresas farmacéuticas han podido acelerar sus procesos de investigación y desarrollo de las vacunas gracias a la eliminación de burocracias, que siempre han ralentizado estos procesos. Esto ha permitido que en menos de un año contemos con diferentes vacunas para prevenir la COVID-19. Sin duda, se trata de un estupendo ejemplo de la aplicación de la metodología Agile.

Recursos humanos y metodología Agile

Los departamentos de Recursos Humanos son fundamentales en la aplicación de estos nuevos métodos de trabajo que apuestan por optimizar la productividad. La gestión de equipos en RR.HH. es una de las tareas más importantes, que nos permiten controlar todo lo que ocurre entre el personal de la compañía.

La misión del servicio de Recursos Humanos es hacer entender a los trabajadores el funcionamiento de este método y lo que se pretende conseguir con su aplicación. El empleado es el centro de la metodología Agile, puesto que debe aplicarla con éxito. Lograr la agilidad en el trabajo es una de las claves que se plantean inicialmente.

Para lograr que los empleados optimicen los procesos y desarrollen sus labores acortando plazos hay que seguir algunas pautas:

  • Análisis previo: antes de diseñar un método exitoso hay que analizar las carencias dentro de la empresa. esto nos permitirá reorganizar el organigrama empresarial, optimizando el trabajo y mejorando la productividad laboral.
  • Facilidades: es importante que los empleados encuentren facilidades y no se deban enfrentar a burocracias sin sentido para desarrollar sus proyectos laborales. Debemos de dejarles tomar decisiones, con el fin de agilizar el proceso. Además, estaremos mejorando el clima laboral notablemente.
  • Clima laboral: a través de dinámicas de grupo o estrategias como el Team Building es posible crear un clima laboral de calidad, que favorezca la implementación de la metodología Agile.
  • La comunicación interna: esto ya lo hemos visto en otros artículos, pero la comunicación interna es fundamental en las empresas. Los empleados deben de sentirse libres para expresar sus opiniones sobre cualquier tema relacionado con su puesto de trabajo y la compañía.

Algunos tipos de metodología Agile

Son muchos los métodos Agile los que se utilizan en RR.HH. De ellos depende el desarrollo del proceso y el éxito final.

  1. Scrum

Este tipo de metodología es muy sencillo y se aplica bastante fácil en las empresas. Consiste, básicamente, en planificar cada proyecto en intervalos cortos de tiempo. Es decir, cada poco tiempo se hacen entregas pequeñas y se va revisando la ejecución del trabajo. Es una buena opción para proyectos grandes que son susceptibles a requerir cambios cada poco tiempo.

  1. Kanban

Mediante el uso de tarjetas de colores se proponen tareas a los diferentes empleados. De este modo el personal de un departamento podrá saber siempre quien está desarrollando cada parte del proyecto. Es una forma muy visual de implementar la metodología Agile, que garantiza grandes resultados.

  1. Lean

El trabajo en equipo es la clave del método Lean. El departamento de Recursos Humanos debe de construir un equipo laboral que conecte perfectamente, con el fin de poder desarrollar proyectos en el menor plazo de tiempo posible. La motivación es esencial en este caso.

Descubre más sobre el método Agile y otras formas de mejorar el clima laboral y la productividad en tu empresa en Melt Group. Somos expertos consultores en Recursos Humanos y sabemos cómo ayudarte a optimizar tus procesos de selección de personal, localizando el talento que tu empresa necesita.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com