El job hopping es un comportamiento que en las últimas décadas se ha vuelto más común dentro de las nuevas generaciones de profesionales. 

Básicamente, ser un job hopper consiste en ir cambiando relativamente con frecuencia de profesión o trabajo. Aunque esto no es solo el principio, continúa cambiando por una gran motivación del tipo profesional, y elaboración de estrategias laborales.

El estudio Randstad Workmonitor en el año 2021, que trata de la movilidad laboral, señala que España es el país europeo con el máximo índice de trabajadores activos que buscan otro empleo. 

Años atrás, las empresas no miraban positivamente aquellos currículums que contenían una larga lista de empresas donde había trabajado antes el aspirante. En la actualidad la situación ha cambiado, ya que las nuevas generaciones de job hoppers tienen mucho que ofrecer.

¿Quieres saber más acerca del job hopper? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es un job hopper?

Podríamos describirlos como “salta empleos”, y consiste en un tipo de perfil profesional que se ubica entre la “generación Y” y los “millennials”. 

Por lo general, no duran más de cinco o seis años en el mismo cargo; cambian frecuentemente de empresa y hasta de profesión. 

Normalmente, las personas encargadas de la selección del personal en una empresa suelen rechazar o subestimar a un candidato con estas características, pero los job hoppers pueden tener efectos positivos en su contratación.

¿Qué tipos de job hoppers existen?

Los llamados profesionales “nómadas” son englobados bajo una misma definición, y podemos distinguirlos en dos tipos de job hoppers:

  1. Los que no sobrepasan los seis meses de duración en una empresa. Este perfil de empleado tiende a cambiar de trabajo muy seguido, no cuenta con un rumbo fijo ni una meta definida, por lo que es más complicado que una empresa se interese en su perfil en una entrevista de reclutamiento.
  2. Los que duran generalmente un año en cada empresa. Estos job hoppers son más valorados debido a que su motivación de cambio parte de la búsqueda de retos nuevos y propios para su crecimiento profesional. 

Cada vez existen más empresas conscientes del valor extra que supone tener a este tipo de personal en su equipo.

¿Qué cualidades debe tener un job hopper?

Las cualidades que debe tener un job hopper son:

  • Capacidad de aprendizaje 

La ambición combinada con la curiosidad pueden facilitar un gran entrenamiento de agilidad mental, siendo una clara señal de que existe una habilidad desarrollada para el aprendizaje de nuevas tareas y asumir retos. 

Los cambios seguidos que aparecen en numerosos sectores, como el tecnológico, provocan que aunque se tenga conocimiento de teoría, es imprescindible la formación continúa.

  • Facilidad de adaptación

Hacer frente a nuevas situaciones puede ocasionar tensión y estrés. Sin embargo, al estar acostumbrado a ellas será mucho mejor la destreza a la hora de solventarlas. 

Ante la incertidumbre, las empresas contratan profesionales que cuenten con seguridad en sí mismos y que puedan adaptarse eficazmente a las situaciones del ambiente laboral.

  • Dotes en la comunicación y organización 

Estos profesionales pueden formarse durante su camino de una gran experiencia en habilidades de comunicación y gestión de labores, aportando metodologías de organización utilizadas durante su carrera laboral.

Por lo que su grado de empatía aumenta y, en consecuencia, facilita la comunicación con sus compañeros de trabajo.

  • Proyección laboral

Los job hoppers deben tener bien definidas sus metas y no tener miedo de ir a por ellas. 

Contar con este perfil le otorgará a la empresa el valor de contar con personas decididas, conscientes de sus falencias y dispuestas a mejorar constantemente.

  • Dominio del know-how 

Esta es otra de las cualidades para este perfil. El hecho de contar con nuevas ideas, te ayuda a mejorar dentro de la productividad y conocimientos actualizados sobre el sector al que se dedica la empresa, permitiendo que la empresa desarrolle una importante ventaja competitiva.

¿Qué ventajas tiene  contratar a un job hopper para las empresas?

A continuación, destacamos las ventajas que obtiene la empresa al contratar un job hopper:

  • Aportan una amplia y grata experiencia a cualquier tipo de empresa. Cuando una persona cuenta con una amplia formación, tiene mayor atractivo para tu empresa, ya que aporta nuevas ideas y maneras de hacer las cosas. Aunque debes certificar las habilidades de tu posible aspirante con algunas referencias laborales que hayas presentado.
  • Cómo han trabajado en diferentes entornos, pueden proporcionar acceso a distintos recursos tanto informativos como humanos, que son más difíciles de obtener mediante un solo empleo.
  • Cuando se trabaja en varias empresas, podrás ver las distintas formas en que otros llevan a cabo las mismas tareas. 

Además, se expande su red profesional hacia un grupo totalmente nuevo de profesionales, lo que traerá utilidad en tu empresa.

  • A la hora de contratar a un jumper de trabajo, ganarás en conocimientos, en el trabajo práctico, en la información referencial, en contactos y la experiencia acumulada en cada una de las empresas en las que ha trabajado.

Definitivamente, sin importar cuáles sean las ventajas, el mensaje es muy claro: la fuerza del trabajo está evolucionando en nuestros países, y los empleadores que quieren atraer a los mejores talentos requieren adaptarse y ajustarse a la nueva realidad  del mercado laboral.

En Melt Group contamos con especialistas en el área de recursos humanos, garantizando los mejores servicios y estrategias laborales para el manejo del personal de tu empresa. 

Los job hoppers no dejan de ser una opción viable a la hora de captar los mejores talentos para tu empresa: ¡podemos ayudarte a encontrar el mejor perfil para tu empresa!

Contáctanos y solicita información sin compromiso. Te esperamos.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com