Internet de las cosas

Es probable que estemos ante una nueva revolución que transformará la dinámica de nuestros electrodomésticos y dispositivos diarios. Piensa en un horno y un lavavajillas que coordinen su funcionamiento, una nevera que te avise sobre la caducidad de los alimentos, o incluso una caja de medicinas que notifique a tu familia si omites la toma de un medicamento. Este nivel de conectividad y comunicación entre dispositivos es posible gracias al Internet de las cosas (IoT), un avance tecnológico que promete redefinir la forma en que interactuamos con el entorno que nos rodea

¿Qué es el Internet de las Cosas (IoT)?

El Internet de las Cosas (IoT) se define como la interconexión digital de objetos a través de Internet, una red que vincula el mundo físico con el virtual mediante sensores distribuidos globalmente. La génesis de este concepto se remonta a 1999, cuando Kevin Ashton, cofundador del Auto-ID Center, lo acuñó para describir un sistema que permitiera la conexión de Internet con el entorno físico mediante sensores ubicados en cualquier lugar del mundo.

La visión inicial de Ashton ha experimentado una notable evolución a lo largo de los años. La esencia del IoT ha trascendido los sensores para convertirse en una red sofisticada, respaldada por softwares y sistemas electrónicos. Esta infraestructura posibilita la recopilación y el intercambio de datos entre una variedad creciente de objetos, con el propósito de mejorar y simplificar diversas facetas de nuestra vida cotidiana.

¿Qué caracteriza al Internet de las Cosas?

Inteligencia

El IoT incorpora algoritmos y avanzada computación que dotan a los objetos de una experiencia completamente «smart». A través de la inteligencia artificial (IA), estos objetos tienen la capacidad de determinarse y optimizarse, intercambiando información de manera adaptada a nuestras necesidades.

Conectividad

La conectividad es un rasgo distintivo, donde los dispositivos cuentan con acceso a Internet de manera accesible y compatible en cualquier circunstancia. Se establece una red propia que facilita la conexión sencilla de todos los dispositivos, mejorando su rendimiento y valor a medida que más objetos se suman a la red.

Capacidad sensitiva

Los objetos conectados en el IoT tienen la capacidad de detectar y medir su entorno, utilizando sensores para observar temperaturas, cambios de posición y otras variables. Además, pueden interactuar con el ambiente, proporcionando herramientas para crear experiencias que reflejen un conocimiento profundo del mundo físico.

Expresión y comunicación

La interactividad con la realidad exterior es una característica destacada del IoT. Los dispositivos pueden comunicarse y transmitir información de manera precisa y oportuna, adaptándose a las necesidades de las personas que los utilizan.

Energía

Dado el uso continuo de los objetos en el IoT, se requiere un enfoque en fuentes de energía sostenibles. Infraestructuras en hogares que carguen objetos y la captación de energía de fuentes externas como solar, cinética o eólica son esenciales. Los objetos también deben gestionar eficientemente su potencia y duración.

Seguridad

La seguridad es una prioridad crucial en el IoT. Cada objeto debe contar con mecanismos diseñados para proteger los datos personales y la integridad física de las personas. Se establecerán paradigmas de seguridad digital y procedimientos para evitar que el IoT se convierta en una amenaza o un instrumento para causar daño.

Estas características se combinan para crear un entorno integral y fiable en el Internet de las Cosas, delineando un futuro donde la interconexión de objetos redefine nuestra relación con el mundo digital y físico.

¿Cómo afectará el Internet de las Cosas a los Recursos Humanos?

El impacto del Internet de las Cosas (IoT) se vislumbra como un catalizador de cambios significativos en diversos sectores laborales, y el ámbito de los recursos humanos no quedará exento de su influencia transformadora. Las innovaciones y oportunidades que se avecinan apuntan directamente a mejorar y optimizar las funciones de los departamentos y equipos de Recursos Humanos (RRHH).

Big data y gestión de datos 

La introducción de objetos IoT llevará el aprovechamiento de grandes cantidades de datos a un nivel más cualitativo que cuantitativo, alterando la gestión de equipos, la búsqueda y retención del talento, así como la utilización de servicios específicos. La recopilación detallada de información sobre el desempeño y las necesidades de los empleados y candidatos por parte de estos objetos permitirá a los sistemas de gestión de RRHH contar con información más amplia y precisa para seleccionar y administrar sus plantillas.

Mejora el proceso de reclutamiento y selección

En el ámbito del reclutamiento, será posible utilizar aplicaciones especializadas que faciliten la detección y selección del mejor talento. Durante los procesos de selección, la implementación de servicios en la nube en tiempo real permitirá comparar datos o conocer rápidamente la situación laboral y el desempeño previo de un candidato. Además, si los equipos incorporan capacidades de aprendizaje y acumulan conocimiento, podrán realizar análisis comparativos de candidatos y evaluarlos según criterios que pueden ajustarse con el tiempo. Las oportunidades para medir y mejorar los procesos de selección se multiplicarán, proporcionando agilidad al proceso.

Gestión de equipos 

En la gestión de equipos, el IoT se presenta como una herramienta útil. Sensores estratégicamente ubicados en la oficina, capaces de detectar tonos de voz o gestos de los empleados, ofrecerán información detallada y en tiempo real. Esto permitirá prevenir conductas de riesgo, encontrar formas de fomentar un buen clima laboral y diseñar estrategias para mejorar la imagen de empleador de una empresa, conocido como «employer branding».

Transformará el entorno de trabajo

Además, el entorno de trabajo puede transformarse mediante el IoT para mejorar la seguridad, motivación y productividad de los empleados. La recopilación de datos sobre temperaturas y momentos óptimos para ciertas actividades, junto con un análisis continuo de la disposición ideal del mobiliario y herramientas de trabajo, pueden ofrecer mejoras sustanciales en todos los niveles. En definitiva, el Internet de las Cosas se presenta como un aliado integral para la evolución y optimización de las prácticas en Recursos Humanos.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Managed by Quantum IWave