design Thinking

El empleado debe de ser parte esencial de una empresa y de eso, precisamente, trata el Design Thinking. Lo que persigue esta corriente es apostar por la empatía hacia el trabajador de la compañía, otorgándole un lugar importante en la empresa. Para ello, es el departamento de Recursos Humanos el que debe de hacer todo lo posible por optimizar la situación del empleado. Desde Melt Group te vamos a dar las claves que debes de conocer sobre esta corriente laboral.

El empleado ha de estar en el centro de los procesos de la empresa. A su alrededor podemos construir todo un entramado laboral, que abogue por solventar los problemas o inconvenientes a los que debe de enfrentarse el trabajador. Es el área de Recursos Humanos la encargada de analizar todo esto y resolver las posibles incidencias.

Por lo tanto, nuestro objetivo es fabricar soluciones personalizadas para cada puesto de trabajo. Esto nos va a permitir conocer mucho mejor a cada empleado, que se sentirá valorado. Al final lo que logramos es optimizar la comunicación con los trabajadores, mejorando la calidad de los procesos en el trabajo.

¿Qué es el Design Thinking?

Design Thinking es una corriente muy socorrida en los RR.HH., que se centra en poner en el centro de todo a las personas, que serán una pieza fundamental en el diseño de las estrategias de Recursos Humanos dentro de una compañía. Es, por lo tanto, el trabajador alguien esencial en cualquier organigrama empresarial.

El responsable de Recursos Humanos que se encargue de gestionar al personal y el talento de la empresa debe de ser especialmente sensible y tener muy claro todo lo relacionado con este método. Es fundamental anticiparnos a las necesidades del personal y saber solventar cualquier problema o crisis que pueda discernirse de una jornada laboral.

La clave está en dar prioridad al empleado, con el fin de determinar posibles problemas que puedan surgir del desarrollo de su actividad laboral. Básicamente se trata de analizar la perspectiva del trabajador para optimizar los RRHH de la empresa.

Beneficios del Design Thinking

  • Empleado experto: si diseñamos nuestro sistema de Recursos Humanos a partir de la experiencia de las personas es muy probable que demos con empleados muy formados y capacitados para desarrollar diferentes funciones. El objetivo será gestionar debidamente a las personas, con el fin de lograr que cada proceso alcance calidad y excelencia.
  • Innovación y desarrollo: apostar por el Design Thinking nos permite abogar por la innovación. Nuestra compañía irá un paso más allá, adoptando medidas innovadoras, que lograrán una mejora en la productividad laboral. Gracias a esta visión futurista del trabajo es posible mejorar las relaciones interpersonales dentro de la compañía, creando experiencias laborales únicas.
  • Solventar problemas: tener esta visión mucho más humanitaria es ideal para determinar dónde están los posibles errores o problemas dentro de los diferentes puestos de trabajo. La idea es facilitar las cosas al empleado, con el fin de optimizar su día a día en la compañía y facilitar el desarrollo de su actividad.
  • Tecnología actualizada: para diseñar debidamente el desarrollo laboral de nuestros empleados es fundamental contar con tecnologías de vanguardia. En Recursos Humanos el Big Data o análisis de datos forma parte de las corrientes más innovadoras. La digitalización en la empresa es fundamental.
  • Trabajadores importantes: gracias al método del Design Thinking ponemos en valor a nuestros empleados. El trabajador se sentirá importante dentro de la compañía y eso tendrá sus consecuencias a nivel de productividad laboral.

Las claves del Design Thinking

  1. El empleado debe de estar en el centro de todos los procesos de la empresa.
  2. Diseñamos la gestión de los recursos humanos alrededor del trabajador y sus necesidades.
  3. Analizamos los problemas que surgen en cada puesto de trabajo, con el fin de darles solución.
  4. Los empleados deben de conocer las claves de este método de trabajo, con el fin de que también puedan utilizarlo en sus sectores. En este caso, el centro de todo podría ser el cliente de la compañía.
  5. El diseño de los Recursos Humanos debe de realizarse con tiento y a partir de la experiencia. La idea es optimizar el clima laboral en cada una de las secciones de la empresa. Mejorar la comunicación entre empleados y con los cuadros de mando es una prioridad.
  6. Es fundamental conocer bien a cada empleado, analizando sus preocupaciones y evitando que se conviertan en el centro de su actividad laboral. En este punto, es esencial evitar la fuga de cerebros y de talento. Por lo tanto, diseñaremos programas de incentivos bien detallados y planificados.
  7. Diseño de soluciones creativas para problemas del día a día en el puesto de trabajo.
  8. El trabajador debe sentir que forma parte de algo más grande. Sentirse importante y fundamental en la empresa es esencial para poner en marcha el Design Thinking.
  9. La empatía forma parte de las claves de este método de trabajo. El responsable de recursos humanos debe de saber ponerse en el lugar del empleado, ocupe el puesto que ocupe.

El Design Thinking se centra en las personas por encima de todo. En Melt Group trabajamos por y para personas, con el objeto de mejorar las relaciones laborales de los empleados de las distintas compañías con las que colaboramos. Aplicando bien las claves de este método es posible tomar decisiones de manera más sencilla, además de crear una imagen corporativa mucho más sólida a nivel interno. La comunicación será más fluida y nuestro equipo humano querrá formar parte de nuestra empresa porque se sentirá debidamente valorado. Contacta con Melt Group si tienes dudas sobre la aplicación de esta corriente innovadora en Recursos Humanos.