Consejos para evitar la depresión postvacacional

Después de las largas vacaciones de verano, la vuelta al trabajo puede convertirse en un hándicap complejo de soliviantar. En Melt Group queremos que regreses a tus tareas laborales con la frescura de una rosa. Por eso, te vamos a dar consejos para evitar la depresión postvacacional. Se trata de un problema patológico, más frecuente de lo que nos gustaría admitir.

A los especialistas en psicología, el término depresión postvacacional no les termina de agradar del todo. Ellos prefieren hablar de estrés o ansiedad a consecuencia del famoso síndrome postvacacional. Lo que está claro es que hay personas que pueden llegar a pasar por un complejo proceso depresivo al volver al trabajo en septiembre.

Según algunos expertos, la depresión postvacacional es más frecuente en aquellos trabajadores a los que no les gusta su empleo. Es decir, las personas que acuden a un trabajo que consideran tedioso, que no les llena en absoluto, tienen más papeletas de pasar por un cuadro de estrés al finalizar las vacaciones estivales.

Sin embargo, los trabajadores que disfrutan de sus trabajos, viendo el entorno laboral como algo positivo y agradable, tienen un riesgo bastante bajo de sufrir ansiedad postvacacional. Es cierto que el fin de las vacaciones puede generar cierta melancolía en todo el mundo, pero si te gusta tu carrera profesional la depresión no se llegará a materializar. La idea es transformar esa negatividad inicial en sentimientos positivos ante la vuelta al entorno laboral.

¿Por qué se produce depresión postvacacional?

Para resolver esta pregunta es fundamental hablar del síndrome postvacacional. Se trata de una serie de signos o síntomas que sufre una persona cuando vuelve a su puesto de trabajo después de las vacaciones de verano, sobre todo.

Síntomas del estrés postvacacional

  • Aumento del cansancio.
  • Problemas para dormir.
  • Pérdida del apetito.
  • Dolores a nivel muscular.
  • Pérdida de la motivación laboral.
  • Aumento de la irascibilidad.
  • Tristeza exacerbada.

Este síndrome puede durar unos pocos días o hasta tres semanas. Lo lógico es que los síntomas relacionados con la depresión postvacacional desaparezcan paulatinamente a la vez que el trabajador se va adaptando de nuevo a su rutina laboral.

En algunos casos, poco frecuentes, la sensación de estrés y ansiedad es persistente. Si esto te sucede es fundamental que acudas a un terapeuta especializado en este tipo de síndromes, con el fin de que te proporcione herramientas de calidad para evitar el cuadro depresivo.

Consejos para no sufrir depresión postvacacional

  • Si te has marchado de vacaciones vuelve a tu residencia habitual unos días antes de que se acabe el periodo vacacional. Esto te va a permitir adaptarte a la rutina de manera progresiva, evitando situaciones estresantes.
  • Seguro que durante las vacaciones tu horario habitual se ha ido al traste. Aprovecha unos días antes de la vuelta al trabajo para ir retomando tus horarios y rutinas.
  • Lleva a cabo una dieta saludable, rica en vitaminas y minerales. Seguir unos hábitos alimentarios sanos te ayudará a optimizar la vuelta a tu puesto de trabajo.
  • Practica ejercicio físico de manera regular. Si en tus vacaciones no has hecho nada de deporte aprovecha unos días antes de que acaben para volver a mover tu cuerpo. Esto te ayudará a crear rutinas de nuevo.
  • Unos días antes de que se acaben tus vacaciones intenta no trasnochar. Así conseguirás adaptarte mejor a la jornada laboral.
  • Si cuando estás trabajando no puedes dormir siesta, evita estos periodos de descanso desde unos días antes de que finalice tu periodo vacacional.
  • Cuando te reincorpores al trabajo ve asumiendo tus responsabilidades, pero hazlo de forma pausada. De nada te va a servir acaparar demasiado desde el primer día.
  • Antes de volver a tu puesto de trabajo piensa en aquellos aspectos que te encantan de tu empleo. Busca los aspectos positivos en todo momento.
  • Planifica objetivos de cara a la vuelta a la rutina. Asegúrate de que se trata de propósitos realistas y comienza por centrarte en los más livianos.
  • Echa un vistazo a tu agenda laboral. Planifica bien tus primeras jornadas de trabajo y céntrate en resolver los aspectos más importantes al principio. Pero no te satures de tareas. La idea, para evitar la depresión postvacacional, es que te adaptes poco a poco.
  • Disfruta de cada rato libre que tengas. Planifica actividades divertidas, que te permitan evadirte ligeramente del trabajo.

Con estos consejos seguro que puedes mantener la depresión postvacacional a raya. Aunque si desempeñas el trabajo de tus sueños, el estrés no será un problema para ti y seguro que estás deseando volver a tu puesto después de las vacaciones. Si tu trabajo no te llena, en Melt Group estamos para ayudarte. Apúntate en nuestra base de datos de profesionales y cuéntanos cuáles son tus inquietudes, nuestro equipo de Recursos Humanos se encargará de proponerte el empleo que siempre has soñado.