Conflictos laborales

En toda empresa van a existir conflictos laborales, son parte del día a día y de la combinación de múltiples personalidades conviviendo de forma continua en un mismo lugar. Sin embargo, en un ambiente controlado, donde se apliquen medios asertivos para la resolución de estos conflictos e incluso para su prevención, todo debe fluir de forma adecuada.

La cooperación y el trabajo en equipo son dos elementos que deberás trabajar de forma perenne para, de esta manera, fortalecer las bases de una sólida y productiva estructura. También deberás garantizar la comunicación entre los miembros del equipo, tanto directivo como operativo, de modo que todos estén en la misma sintonía y pese a las opiniones divergentes, se establezca un rápido consenso y se alcancen las metas propuestas.

En este artículo te explicamos estas y otras estrategias efectivas para la resolución de diferentes conflictos laborales. ¡Toma nota!

¿Cómo identificar un conflicto laboral?

La RAE define el conflicto en términos generales como «un combate, lucha o pelea», por lo que un conflicto en el ámbito laboral puede interpretarse como la contraposición de ideas entre dos o más trabajadores de una empresa, entre quienes existe falta de comunicación y/o diferentes percepciones de la realidad.

La Unidad de Recursos Humanos de una institución o los supervisores de área a su cargo, serán los profesionales idóneos para identificar un conflicto laboral que pueda afectar al desarrollo de la institución. Para ello, deben aplicarse técnicas de observación y análisis constantes del personal.   

Ahora bien, ¿a qué debes estar atento para identificar un conflicto laboral? Estas son algunas señales:

  • Ansiedad entre los miembros de un equipo, quienes se muestran inquietos y constantemente irritables.
  • Baja productividad. Los problemas laborales inciden negativamente en las cifras de productividad, por lo que los descensos inexplicables en este ámbito se deben, por lo general, a la presencia de un conflicto.
  • Faltas constantes del personal. Nadie quiere ir a trabajar en un ambiente conflictivo, si notas ausencias recurrentes en determinados miembros de tu equipo, debes indagar un poco y verificar la causa; puede tratarse de un conflicto laboral.

Tipos de conflictos laborales

Hay muchas formas de clasificar los conflictos laborales, en relación con los interventores, al origen del problema o a su naturaleza. Observamos que, desde un punto de vista general, existen los siguientes tipos de conflictos:

Conflictos interpersonales o grupales

Lo más común es que el conflicto laboral se genere por la contraposición de ideas entre los miembros de un equipo, lo que se conoce como problemas interpersonales y su origen puede ser variado: personalidad, intereses diferentes o falta de comunicación.

  • Conflictos de personalidad, ideas o valores: cada persona tiene costumbres, ideas y valores diferentes. En un grupo multidisciplinario es común que estas diferencias puedan ocasionar conflictos de algún tipo, los cuales se presentan generalmente por falta de tolerancia y fallos al fomentar el respeto entre compañeros.
  • Conflictos por falta de comunicación: es uno de los más comunes y representa un problema de fondo, inconvenientes en la transmisión efectiva de información relevante para el grupo de trabajo. Si un miembro del equipo no comunica información necesaria para el desarrollo efectivo de las labores de la institución, irremediablemente se presentarán conflictos entre ellos.
  • Conflicto de intereses: si dos o más miembros del equipo persiguen fines diferentes, las acciones de cada uno de ellos serán contrapuestas, generando inconvenientes a su alrededor. Esto es lo que se conoce como conflicto de intereses y debe resolverse de forma grupal.

Conflictos intrapersonales o individuales

También existen problemas laborales que se manifiestan como consecuencia de un conflicto intrapersonal o interno del trabajador, quien, a raíz de su estado, no asume las competencias inherentes a su cargo.

Este conflicto personal desencadena, evidentemente, problemas grupales que deben ser evitados resolviendo la raíz del trance, que generalmente suele ser emocional.

Estrategias para la resolución de conflictos laborales

Así como existen diferentes tipos de conflictos laborales, también existen formas distintas de resolverlos. El personal de RRHH debe capacitarse de manera constante en esta área, garantizando con ello la aplicación eficiente y efectiva de las estrategias más adecuadas para cada caso.

El primer paso es identificar el tipo de conflicto y, a partir de ahí, emplear alguna de estas maniobras:

  • Mediación

La mediación es el método de resolución de conflictos por excelencia. Se trata de una estrategia en la que se impulsa a las partes a establecer alternativas viables para lograr un acuerdo. Con esta estrategia se le da la oportunidad a los involucrados de buscar soluciones por ellos mismos, de modo que se sientan a gusto con la decisión final. También se estimula la comunicación asertiva entre compañeros.

  • Arbitraje

Esta estrategia es impositiva y requiere de un sistema objetivo que permita llegar a una solución efectiva del conflicto, encomendada a un tercero, regularmente la Unidad de RRHH de la empresa.

En este caso, la toma de la decisión deberá basarse en el bienestar de la empresa, buscando solventar el conflicto de forma neutral y sin cuestiones subjetivas que puedan afectar el desarrollo efectivo de las metas y objetivos institucionales.

  • Conciliación

Es un método muy parecido a la mediación, pero en este caso no se insta a las partes a presentar las alternativas, se ofrecen de forma expresa las opciones disponibles y entre las partes involucradas se motiva a seleccionar una de ellas.

¿Por qué es importante resolver oportunamente los conflictos laborales?

Como has podido notar, los conflictos laborales inciden en la productividad de la empresa y en el crecimiento institucional, además, afectan el entorno laboral. El recurso humano es el pilar de una empresa, por eso, mantenerlos felices se traduce en múltiples beneficios para la institución.

Así, el no resolver los conflictos que se presenten de forma oportuna y usando las estrategias pertinentes, puede significar un retroceso en el hito evolutivo de la empresa.

¿Cómo evitar conflictos laborales?

Para prevenir en la medida de lo posible que se generen conflictos en tu empresa, deberás:

  • Fomentar la confianza de los miembros del equipo entre sí y en relación con las autoridades. Para esto, es necesario realizar ejercicios de base psicológica que ayuden a crear lazos de fraternidad.
  • Garantizar canales de comunicación dentro de la empresa, que eviten la tergiversación de la información y aseguren que la recepción de la idea sea asertiva.
  • Establecer momentos de recreación donde tu personal pueda conocerse a nivel personal. Esto ayudará a que se sientan identificados unos con otros, que se genere empatía y a la vez respaldo en equipo.
  • Motivar a la sana competencia. Es necesario lograr que tu personal se motive de forma individual y colectiva para alcanzar mejores resultados y evitar roces por motivos profesionales.

Una institución dedicada a establecer las conexiones entre empleadores y aspirantes debe garantizar el manejo de las estrategias más efectivas para la resolución de conflictos laborales, puesto que ninguna institución está libre de ellos.

Desde Melt Group podemos ofrecerte, además del enlace con el personal que necesita tu empresa, la asesoría necesaria para tu equipo de Recursos Humanos, de modo que, dentro del haber cotidiano, aprendan a reconocer un conflicto laboral, a implementar actividades que fortalezcan la confianza y la comunicación, y a aplicar las estrategias de resolución de conflictos pertinentes.

Contáctanos en cualquiera de nuestras sedes, en Madrid o en València, y te ayudaremos a minimizar los conflictos en tu empresa.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com