Currently set to Index
Currently set to Follow

El equilibrio entre la aptitud y la actitud es la clave para crecer a nivel laboral. Los expertos en Recursos Humanos buscamos, precisamente, ese equilibrio en nuestros procesos de selección. Hoy, desde Melt Group, te vamos a dar las claves para que puedas convertirte en el perfecto líder a través de las aptitudes profesionales.

¿Qué es la aptitud profesional?

La aptitud profesional podría explicarse como la capacidad que tiene una persona para llevar a cabo las funciones propias de su puesto de trabajo. Sin duda, con buenas herramientas, es posible optimizar estas aptitudes, con el fin de crecer a nivel laboral y mejorar la experiencia en diferentes ámbitos.

El objetivo de todo trabajador es crecer a nivel profesional y eso se puede conseguir optimizando la aptitud laboral. Este crecimiento se traduce en una mejora de los resultados y un aumento de la capacidad del liderazgo.

Sin duda, para liderar activamente un sector laboral concreto es primordial contar con aptitudes extensas y bien controladas. La búsqueda del crecimiento personal y profesional es algo que un buen líder jamás olvida.

Aptitud y actitud: las diferencias

La aptitud está directamente relacionada con la experiencia laboral y el puesto de trabajo. Se trata de la formación, los estudios, la experiencia y todas las capacidades que una persona puede desarrollar en el ámbito laboral. Dentro de un buen servicio de Recursos Humanos somos capaces de identificar estas aptitudes, con el fin de establecer las ventajas que tiene un candidato ante un proceso de selección de personal.

Sin embargo, la actitud es algo que va con la persona. Podríamos decir que, pese a que las actitudes se pueden modificar, mejorar o cambiar, son inherentes a la personalidad.

Un buen equilibrio entre aptitud y actitud es fundamental para encontrar el perfil de trabajador perfecto. Si eres candidato o estás en búsqueda activa de empleo tienes que reforzar ambos conceptos de cara a una posible entrevista de trabajo. Ten en cuenta que el equipo de RRHH está entrenado para identificar ambas cuestiones y ponerlas en valor.

Selección de personal y la aptitud profesional

Analizar las aptitudes profesionales de los candidatos que participan en un proceso de selección de personal nos permite cubrir los puestos de trabajo con personas idóneas para cada uno de ellos. Para ello, es primordial conocer las vicisitudes del puesto vacante y comprender qué aptitud es la que necesitamos.

Por lo general, son muchos los aspirantes los que postulan a un mismo puesto. La toma de decisiones es compleja, pero saber diferenciar entre actitudes y aptitudes es muy importante para facilitar la elección.

A través del análisis del currículum es posible obtener información de calidad sobre las habilidades o aptitudes profesionales de cada candidato. De ahí la importancia de elaborar currículums de calidad y bien actualizados.

Evaluación de las aptitudes laborales

  • Análisis del CV: una primera criba la realizamos estudiando detenidamente el currículum del candidato y sus habilidades.
  • Entrevista: mediante la entrevista de trabajo guiamos al postulante para comprender qué aptitud laboral destaca y cuáles son sus puntos débiles. Esto nos permite averiguar si el candidato cumple con las aptitudes necesarias para desempeñar el puesto en cuestión.
  • Pruebas de grupo: una buena manera de discernir la aptitud de cada candidato es realizando pruebas grupales en los procesos de selección. Este tipo de técnicas nos permiten analizar los tipos de liderazgo profesional y las habilidades de cada postulante.
  • Psicotécnico: el test psicotécnico es clave para que podamos discernir entre las aptitudes y las actitudes.

Aptitud profesional para liderar un sector

1. Comunicación

La capacidad de comunicación es una prioridad que todo trabajador debe de tener, sobre todo, si su objetivo es el de convertirse en un gran líder. Además, debe de saber plasmar ideas y establecer grupos de discusión en torno a ellas.

A nivel digital, la comunicación, alcanza un lugar muy importante. Un buen líder debe de desenvolverse perfectamente a través de correos electrónicos, además de dominar el manejo de las redes sociales profesionales.

2. Capacidad de aprendizaje

La clave del buen líder no está solo en la aptitud profesional actual sino en la capacidad de mejora y optimización. Adquirir nuevas habilidades laborales es tan importante como mantener las que ya tiene. Esto mejor considerablemente el rendimiento en el trabajo.

Analizar las nuevas tendencias del sector y aprender de cada una de ellas es fundamental. Además de convertir al trabajador en un activo incalculable para la empresa, le permitirá mejorar el crecimiento profesional.

3. Aumento de la creatividad

La innovación y la creatividad forman parte de las aptitudes profesionales más importantes de cualquier líder. Es fundamental saber ofrecer ideas únicas, que mejoren el trabajo y el rendimiento en la empresa.

4. Cambio de perspectiva

Un buen líder siempre verá una misma cuestión desde diferentes puntos de vista. Gracias a esto es posible enfocar acciones desde prismas muy diversos, que mejoren la productividad en la empresa.

5. Análisis de datos

Los datos son fundamentales en el desarrollo del trabajo. Un buen líder sabe cómo analizarlos y le permite tomar decisiones en función de técnicas de Big Data.

Además de estas actitudes profesionales, un buen líder debe de tener capacidad de liderazgo; un compromiso extremo con su puesto de trabajo y la empresa; ha de tener una actitud proactiva; saber idiomas; ser resolutivo a la hora de gestionar crisis y contar con una buena capacidad de organización. La actitud profesional es la clave de los líderes del futuro.

Contacta con Melt Group para disfrutar de un proceso de selección analítico, en el que buscamos esa aptitud única que marca la diferencia para cubrir un puesto de trabajo. Nuestro equipo de RRHH trabaja siempre para satisfacer las necesidades de cada cliente. Si eres candidato y tienes aptitudes únicas no lo dudes y forma parte de nuestra base de datos de candidatos.

Deja un comentario