workaholic

¿Conoces a personas que tienen la necesidad incomprensible de no despegarse de su trabajo? ¿Qué solo piensa constantemente en sus responsabilidades laborales y no le importa tener tiempo para otra cosa? Si es así, estamos hablando de adictos al trabajo o workaholic.

Esta situación hay que estudiarla con mayor profundidad: la adicción al trabajo debe ser diferenciada de una situación en la que la realidad le impide a la persona que deje de trabajar, por ejemplo: cuando un jefe o superior le exige a los empleados invertir más horas en las labores de las necesarias y no existe alternativa aparente.

En Melt Group, consultoría de RRHH, os contamos en este post todo sobre la adicción laboral y como afecta negativamente no solo el ambiente laboral, sino también la relación interpersonal que exista entre cada persona.

¿Qué es la adicción al trabajo?

Su nombre en inglés lo indica claramente (workaholic o “trabajólico”), y la definimos como si se tratara de un problema en el control de impulsos, una necesidad imposible de controlar de trabajar y asumir en cualquier momento más y más responsabilidades referentes al ámbito laboral.

Se habla de personas adictas al trabajo cuando, por ejemplo, no pueden despegarse del teléfono y pasan horas hablando constantemente con clientes, proveedores o con sus jefes. Ser adicto al trabajo o workaholic también implica no buscar tener días de descanso ni momentos para desconectar mentalmente.

Las personas con adicción al trabajo tienden a trabajar sin obligación explícita ni implícita fuera del horario laboral, las mismas dedican un tiempo exagerado a sus tareas profesionales y llegan a sentirse mal si no lo hacen. Esto origina que las personas muestren desinterés por otras áreas de su vida como hobbies o incluso sus relaciones personales.

¿Cuáles son las causas de la adicción al trabajo?

Frente a estos casos no es posible dictaminar una sola causa explicativa de la adicción al trabajo sino una combinación de las siguientes::

Deseos de ganar dinero

La ambición en exceso por el dinero y el poder, en algunos casos provoca que la persona solo tenga en su mente ejercer sus labores profesionales para no ceder espacio ante sus ambiciones.

Incapacidad de delegar

Si la persona no tiene la capacidad para delegar funciones o no sabe decir que no a las exigencias de su jefe o sus compañeros, puede generar esta condición.

Alta competencia laboral

Los constantes problemas económicos y la alta competitividad en el lugar de trabajo, pueden provocar que una persona sienta que debe hacerse imprescindible en la jornada laboral para no tener riesgo de perder su cargo.

Rasgos de personalidad tipo A

Las mismas desean involucrarse en distintas tareas, sumándose grandes niveles de hostilidad y estrés.

Problemas para organizarse

Si la persona posee falta de capacidad de organización, lo más seguro es que termine con la acumulación y sobresaturación del trabajo.

Falta de estrategias

Si no se aplican estrategias para hacer una mejor organización del tiempo surgirán inconvenientes en la saturación de tareas laborales.

Problemas en el entorno familiar

Al padecer de problemas familiares el trabajador puede utilizar su horario de trabajo para distraerse y evitar afrontar dichos problemas, hasta llegar a posponer su llegada a casa.

Escasa preparación frente a situaciones

Si el trabajador hace un manejo inadecuado de los retos, que en lugar de suponer una forma de crecimiento llevan al trabajador a ingresar en una espiral conflictiva de trabajo sin saber cómo salir, es posible que en poco tiempo permita que la situación le ocupe todo su tiempo.

¿Cuáles son las consecuencias negativas de ser workaholic?

Aunque en la mayoría de los casos de adicción al trabajo, la persona que lo padece no lo percibe como un problema, ya que demuestra productividad o su entorno laboral le está premiando su actitud, es importante entender que si hay consecuencias negativas frente a esta dependencia.

 A continuación exponemos cuáles son las principales secuelas:

  • Con el tiempo se sentirá insatisfecho con el trabajo.
  • Carácter irritable, lo que afecta a las relaciones personales.
  • Episodios de estrés y ansiedad.
  • Generación de un discurso exigente, la forma de comunicarse cambia negativamente.
  • Síntomas de depresión esporádica o continua.
  • En ocasiones dolores en el pecho debido a la ansiedad.
  • Problemas personales, sobre todo en la relación de pareja, a causa del poco tiempo que se dedica al hogar y a la vida familiar.
  • Problemas de insomnio y dificultades para conciliar el sueño.
  • Existe un mayor riesgo de abusar de sustancias psicotrópicas. Es decir, el consumo de pastillas para dormir.
  • Posibilidad de sufrir burnout o quemazón laboral.

Como hemos observado en este listado de consecuencias, son muy numerosos los riesgos para la salud. Por ello, es importante detectar cuanto antes la adicción al trabajo, ya sea si lo padeces tú o alguien cercano para tratar esta anomalía a tiempo.

¿Cómo afecta la adicción al trabajo en la pareja?

Una de las consecuencias más notorias de la adicción al trabajo son los problemas maritales que padece la persona. Esto ocurre gracias a que una persona workaholic siempre invertirá la mayor parte de su tiempo en su entorno laboral. El efecto colateral inmediato es que las personas que convivan junto a ella empezarán a sentirse desatendidas, solas y apartadas.

Si tienes una pareja con adicción al trabajo, seguramente estarás deseando que salga de esta situación. Hazle saber de forma asertiva y calmada cómo es tu situación y las molestias e incomodidad que dichos problemas te están ocasionando. El paso fundamental para la persona adicta será tener la capacidad de reconocimiento.

¿Qué tratamiento se recomienda para la adicción al trabajo?

Cuando el problema ha rebasado los límites y los adictos al trabajo viven graves perturbaciones debido a este problema, es imprescindible el inicio de una terapia psicológica.

El tratamiento psicológico es lo más recomendado para estos casos y para abordar este problema se debe aplicar la terapia cognitiva-conductual. Estas terapias ayudan a la persona a gestionar y obtener un nivel de mayor  autocontrol en su jornada laboral. También les enseña a ocupar su tiempo libre fuera de su profesión con actividades de ocio.

Entre sus objetivos encontramos:

  • Entrenar al paciente en los déficits que surgen como origen del problema.
  • Enseña a las personas a delegar tareas y decir que no pueden hacer ciertos trabajos.
  • Busca enseñarles habilidades propias para que puedan mostrar una conducta asertiva.

En algunos casos, los estilos de pensamiento impropios subyacen al origen del problema. La persona workaholic necesitará un entrenamiento en técnicas cognitivas que le permita aprender a obtener patrones de pensamiento más adaptativos, también en controlar las técnicas conductuales para reducir su nivel de autoexigencia.

En Melt Group, consultoría de RRHH, nos enorgullecemos del servicio integral y de calidad que te ofrecemos para el completo funcionamiento de tu empresa, somos especialistas en Recursos Humanos, en capacitación y atención de tu personal.

Nuestros profesionales te asesorarán en cualquier problema que se presente en tu empresa, o si tienes casos de adictos al trabajo en tu negocio también puedes consultarnos y recibir la asesoría necesaria para estos casos. Contáctanos.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Managed by Quantum IWave